EL DISCURSO EPISTEMOLOGICO CONTABLE

EL DISCURSO EPISTEMOLOGICO CONTABLE

La ciencia es un sistema ordenado de conocimientos, que resulta de la descripción, explicación, interpretación y comprensión de los hechos naturales y sociales, siguiendo un método que facilite la búsqueda de la verdad.

La ciencia o conocimiento científico tiene las siguientes caracteriza:

  • Es enemiga del dogmatismo
  • Se basa en la búsqueda de la verdad
  • No representa conocimientos terminados
  • Surge siempre de hechos reales o facticos.
  • Es susceptible de ser falseada

Las ciencias sociales están representadas en el conjunto de disciplinas que se encargan de estudiar, de forma sistemática, los procesos sociales y culturales que son producto de la actividad del ser humano y de su relación con la sociedad.

Las disciplinas sociales pueden dividirse en aquellas dedicadas al estudio de la evolución de las sociedades (arqueología, historia, demografía), la interacción social (economía, sociología, antropología) o el sistema cognitivo (psicología social y lingüística).

En cuanto a la contabilidad, desde los comienzos de la humanidad, ha cumplido esencialmente, una misión de reconocimiento, medición y control de los bienes y derechos de las personas y de las comunidades organizadas, experimentando con el tiempo, una evidente evolución  teórica y aplicada, al lado del desarrollo de la economía y la administración, hasta convertirse modernamente, en una disciplina de naturaleza económica, que tiene por objeto el reconocimiento, la medición, la valoración, el control, la revelación, la transformación y la información de los hechos micro y macroeconómicos, en los distintos sistemas económicos, sean ellos de economía planificada, de economía de mercado o mixtos.

 Por efectos de la evolución histórica, la contabilidad ha establecido una amplia relación con otras disciplinas naturales y sociales, dando origen a la investigación interdisciplinaria de enorme interés para el desarrollo de estudios de postgrado en la modalidad de Maestrías y Doctorados.

La contabilidad medioambiental, la contabilidad cultural, la contabilidad del capital intelectual y la contabilidad política, son algunos ejemplos de los nuevos escenarios de Investigación que nos evidencian la riqueza interdisciplinaria de la contabilidad.

Sin embargo, debe reconocerse que la disciplina contable, comienza a perfilarse y a consolidarse históricamente, con la aparición de las Escuelas de pensamiento contable que sirvieron de base a los comienzos de la construcción del conocimiento científico, denominado ciencia contable.

Entendemos que, por su origen empírico, la contabilidad ha experimentado numerosos obstáculos para su desarrollo disciplinar, argumentándose que en las empresas no se requieren profesionales teóricos sino técnicos experimentados en competencias laborales específicas.

No se ha entendido que la teoría contable, habilita a los profesionales para el análisis, la comprensión y la toma de decisiones, en el manejo de los problemas prácticos de las empresas públicas y privadas, asegurando las mejores soluciones.

Por otra parte, se ha vendido la idea de que el aplicativo contable más importante es la contabilidad financiera, descuidando la contabilidad de gestión, la contabilidad macroeconómica y la contabilidad interdisciplinaria, siendo que la contabilidad financiera, sirve esencialmente a los intereses de los inversionistas, los prestamistas y los acreedores, con escasa participación en el desarrollo económico y social de la Nación.

Los avances de la disciplina contable, permitirán a los profesionales de la contabilidad, ampliar la capacidad intelectual de comprensión y análisis de la realidad económica y social, en contexto nacional e internacional, para facilitar la liberación de la contabilidad del pensamiento dominante de tipo reduccionista y dogmático, concentrado en la contabilidad financiera, con enfoque esencialmente funcionalista, sin permitir la participación de la contabilidad en los procesos de transformación de la realidad económica y social de las comunidades organizadas.

Por estas y otras consideraciones, se hace imperativa la consolidación de una Escuela de pensamiento contable, que promueva la investigación disciplinaria e interdisciplinaria de la contabilidad, con capacidad de trascender las fronteras de las metodologías positivistas tradicionales, hacia metodologías de Investigación interpretativas, críticas y de la complejidad que favorezcan la construcción de una disciplina contable comprometida con la creación de riqueza y su correspondiente distribución equitativa, para poder hablar con propiedad de justicia social.

La disciplina contable se concentra en la solución de los problemas teóricos de la realidad económica, relacionados con el reconocimiento, medición, valoración, representación y revelación de la realidad económica e interdisciplinaria, aproximándose permanentemente al concepto de verdad de los hechos estudiados.

De otra parte, la contabilidad, como las demás disciplinas naturales y sociales, tiene aplicaciones de orden práctico para resolver problemas empresariales del campo laboral.

Y en el caso de las aplicaciones de la disciplina contable, están entre las más conocidas, la Macro contabilidad o contabilidad Nacional (contabilidad social), responsable de la medición del Producto interno bruto, la contabilidad Microeconómica, dividida en Contabilidad pública y contabilidad privada, que a su vez se subdividen en contabilidad de gestión y contabilidad financiera. Esta última, está regulada por el IASB, en el caso de la contabilidad privada y por la IFAC, en el caso de la contabilidad pública.

La contabilidad Nacional es una de las expresiones de la contabilidad social responsable de la medición del Producto Interno Bruto, que representa la totalidad de los bienes y servicios de la Nación a una determinada fecha, dando cuenta de la forma como están repartidos los ingresos procedentes de los distintos agentes económicos (los trabajadores, la administración pública, las empresas y los propietarios de capital), mostrando cómo utilizan esos ingresos, en cuanto a lo que consumen, lo que ahorran y lo que invierten. 

Las principales características de la contabilidad nacional son las siguientes:

  • Sirve para conocer el estado global de la economía
  • Gracias a las cuentas nacionales, toda la actividad económica de un país queda registrada, para así poder juzgarla posteriormente.
  • Es un instrumento para el diseño de política económica

Estos datos son esenciales para poder llevar a cabo políticas económicas que se adapten a la situación del país. Si no existiera este tipo de contabilidad, no habría forma de conocer el estado de la economía nacional, con lo que las políticas económicas no podrían implementarse eficazmente. De ella se obtiene la información del Producto Interno bruto y de la Renta Nacional.

Gracias a la contabilidad nacional se pueden conocer datos como los siguientes:

  • La producción nacional del país.
  • El gasto de las familias, de las empresas y del gobierno.
  • Las importaciones y las exportaciones.
  • Los ingresos de todos los agentes económicos.

La presentación de la contabilidad nacional puede variar de un país a otro. Sin embargo, las cuentas Nacionales se agrupan siempre en estos tres grupos: cuentas corrientes (cuentas de producción, de ingreso y de utilización del ingreso), cuentas de acumulación (cuenta de capital, cuenta financiera, cuenta de otras variaciones del volumen de activos y de revalorizaciones) y los balances contables.

Además, la disciplina contable debe construir teoria que permita resolver los problemas prácticos de reconocimiento, medición, valoración, control y transformación de los hechos de otras disciplinas, de acuerdo con sus respectivas necesidades, en contexto nacional e internacional.

 

Objetivos de la Contabilidad Social

  • Establecer y medir el aporte social de las empresas, en la información que reporten en el año, en sus Estados financieros que muestren de forma clara el comportamiento social de las empresas en el denominado Balance social.
  • Proveer información para tomar decisiones en temas políticos y técnicas sociales que incluyan las empresas en los grados estratégicos de la organización.
  • Cooperar con el establecimiento de estrategias y técnicas sociales de las empresas firmes y comprometidas con prioridades sociales.
  • Informar a la población sobre la contribución social de las organizaciones, que puede ser en el ámbito ambiental, en recursos humanos y hasta éticos.

Los objetivos y las características de la contabilidad social, son  según las divisiones que se hagan a la misma, con el propósito de ayudar al desarrollo y al estudio de un país.

Teorías de la Contabilidad Social

Teoria funcionalista: también denominada de mercado, es una Teoria que contiene todas las teorías fundamentadas en la teoría económica neoclásica y en la teoría clásica de la administración. Los basamentos de estas teorías son los que están relacionados con la economía de mercado, suponiendo que solamente existen problemas en relación con la funcionalidad del sistema y por esta razón no se requieren propuestas de solución alternativas o de tipo radical.

Teoria interpretativa: se fundamenta en las tesis sociales que comprenden la existencia de un mundo social, con una diversidad de agentes de la información social conformada por las entidades económicas.

La información social no solo va dirigida a los inversionistas, sino que implica también a los clientes, los empleados, los administradores, el Estado y al público en general.

Esta Teoria invita a utilizar metodologías de naturaleza interpretativa para investigar y comprender los problemas sociales de la realidad económica, alejándose de las metodologías dominantes tradicionales de tipo positivista.

Teoria radical: se refiere a planteamientos radicales de pensamiento crítico sobre determinados contextos sociales, proponiendo soluciones alternativas. Está fundamentada en los argumentos de los teóricos del pensamiento crítico que piensan en un modelo de sociedad alternativo, así como en un papel diferente de la contabilidad para desarrollar los procesos de medición y control de la realidad económica y social.

Características de la Teoria radical:

  • Debe ser prohibida la solución del mercado para resolver el problema de la asignación de recursos.
  • Las compañías están orientadas a trabajar con base en el objetivo de explotar las relaciones de poder.
  • Tal como está organizada la profesión contable, se dedica a mantener y proteger el statu quo, sirviendo exclusivamente los intereses de los empresarios y olvidándose de su función social.
  • El Estado es protector de una de las partes del conflicto social, es decir, el capital, descuidando la otra parte, referente a los trabajadores.
  • La contabilidad debe diseñar un metodo efectivo para informar las relaciones económicas de una manera más amplia y comprometida socialmente.
  • Los contadores Públicos, auditores, docentes de contabilidad y estudiantes deben comprender que tienen la oportunidad de tomar parte activa en la solución de las problemáticas económicas y sociales del País a través de las vivencias y relaciones propias de la comunidad contable.

 

 

Teoría neoclásica o marginalista. De esta teoria se desprenden las siguientes corrientes:

  • Teoría del beneficio verdadero. Esta teoría sostiene que la empresa, determinara los resultados financieros, sin tener en cuenta los efectos sociales como en todos los negocios del sistema capitalista.

Para reconocer y contabilizar una contribución social, se deben considerar los efectos sociales externos, sobre el medio ambiente, cuando hay relación con el proceso productivo, entrando a efectuar la valoración correspondiente para proteger el medio ambiente, en una actitud de responsabilidad social empresarial.

Los defensores de estas posiciones consideran que no debe imponerse ningún requerimiento relativo a la responsabilidad social a las organizaciones, debido a que es considerado como una aplicación incorrecta de los fondos de los accionistas.

  • Teoría de la utilidad financiera. Esta teoría sostiene que las empresas deben informar a la sociedad aquellas actividades que realizan y las afecta, con la finalidad de que exista evidencia para que los usuarios individuales la consideren en la toma de decisiones.

De otra parte, si las empresas afectan el medio ambiente con las actividades que realizan en cumplimiento de su objeto social, deben llevar un control paralelo al control financiero con el nombre de contabilidad medioambiental que sirva de base para facilitar el desarrollo de actividades dirigidas a proteger el medio ambiente.

Teorías Institucionales. Dentro de las teorías institucionales  se generan las siguientes corrientes:

  • Teoría del partícipe. Esta teoría de orientación democrática, plante que la democracia no ha de ser vasalla sólo de los propietarios del capital, promoviendo la responsabilidad social y medioambiental que tienen las empresas con la sociedad.

Bajo esta teoría la contabilidad debe servir para que las empresas rindan cuentas de los mecanismos coercitivos determinados por el Estado, bajo contrato social, con la finalidad de informar de estos asuntos a los individuos, organizaciones y a la sociedad en su conjunto de los que depende la empresa.

  • Teoría de la legitimación. La legitimidad institucional se da a través de mecanismos coercitivos y/o miméticos, ya que la mayor parte de las empresas no informan sobre los aspectos que afectan a las empresas como en el caso de afectar el medio ambiente, sin embargo, sostiene que la cantidad y calidad de la información social puede ser modificada como resultado de la existencia de una brecha de legitimidad.
  • Teoría constructivista. Históricamente se ha demostrado que la Contabilidad es un influyente mecanismo de gestión económica y social, por lo que se le considera como un elemento importante para la construcción social de la realidad.

Esta teoría sostiene que podría elaborarse una contabilidad bajo metodologías constructivistas que consideren la inclusión de información relacionada con  los hechos que afecten el medio ambiente, como parte de la información contable de las organizaciones.

Estas ideas, tienen el propósito de contribuir a soportar la calificación de la contabilidad como ciencia social, en el sentido de que la contabilidad, no sólo clasifica, analiza e interpreta datos o hechos, sino que también trata con transacciones, entre entidades que constituyen grupos sociales y se ocupa de operaciones que tienen consecuencias sociales y produce información de utilidad para personas naturales y entidades comprometidas con actividades sociales (Belkaoui, 1981: 29-30).

Desde otra perspectiva, pero a partir de las premisas sociológicas expuestas, se puede teorizar sobre la existencia de una sociología de los contadores y de una sociología de la contabilidad. Es evidente que pueden incluirse estudios acerca de las relaciones entre los contadores y también, del proceso por el cual (como grupo de interés) exteriorizan cierta ideología ocupacional en contraste con otros monopolios laborales.

A este respecto, resultaría legítimo preguntarse acerca de los valores, costumbres y creencias que los contadores defienden. La sociología de la contabilidad, por su parte, ocupa un dominio separado (aunque relacionado) para efectos de estudio.

Como otras sociologías del conocimiento, podría tenerse como objetivo principal, la investigación del proceso histórico y social por el cual se ha generado, establecido y producido el conocimiento contable.

En este escenario, los temas a estudiar podrían incluir:

  1. La forma en que las ideas contables devienen dominantes de ciertos intereses
  2. Las condiciones societarias e históricas que lo hacen posible
  3. La identificación de los individuos o grupos que juegan roles importantes en el desarrollo de la historia contable (Chua, 1988: 31).

En la relación de la contabilidad con la psicología, puede observarse lo siguiente: en el proceso contable, los agentes toman decisiones. Así, los dirigentes empresariales deciden cómo, cuándo y qué información revelar, los auditores deciden el tipo de opinión a emitir, los contadores deciden cómo valorar y registrar las transacciones económicas, los inversionistas deciden si compran o venden acciones, los analistas financieros deciden qué recomendar y los reguladores deciden qué prescribir.

En otras palabras, las decisiones de los agentes afectan (y son afectadas por) el proceso contable. En ese contexto, explicar y predecir los fenómenos contables requiere comprender el rol  o la conducta de los agentes en el proceso de producción de la información. Siendo el estudio de la conducta uno de los objetivos de la psicología, es de esperar que sus teorías sean útiles para comprender, explicar y predecir la forma en que se conducen las personas en el proceso contable.

Tales objetivos son susceptibles de ser alcanzados por intermedio de la psicología cognitiva, que estudia la forma en que piensan las personas y la psicología social, que concentra su atención en la forma en que el medio social influencia el pensamiento y la conducta de los individuos (Koonce y Mercer, 2005: 175, 180, 185).

En efecto, mientras la psicología cognitiva estudia el pensamiento, la psicología social trata de explicar la influencia de terceros en la conducta. En lo que al primer dominio se refiere, las investigaciones incluyen temas tales como la forma en que las personas esperan y perciben la información, cómo aprenden, cómo desarrollan experiencias, cómo razonan y cómo solucionan problemas y deciden en condiciones de incertidumbre.

En la medida en que tales materias son fundamentales en el proceso de la información contable, dicha rama de la psicología está en condiciones de proporcionar gran cantidad de ideas para desarrollar proyectos relacionados con problemas ligados a la información.

De otro lado, si bien la psicología social estudia muchos de los temas tratados por la psicología cognitiva, ella está más interesada en el rol de los pronosticadores y de los diferentes esquemas de incentivos  que se emplean (Koonce y Mercer, 2005: 180-185).

En cuanto a la relación de la contabilidad con la política, puede observarse que existen objetivos codiciados por los grupos de interés que participan en el proceso de elección de autoridades nacionales, en donde se encuentra la posibilidad de transferir riqueza a su favor y de construir un marco jurídico que proteja los beneficios adquiridos, en donde la contabilidad entra en el juego de asumir cierto grado de responsabilidad social.

Desde otra perspectiva, la posibilidad de aprobar leyes relacionadas con la distribución de la riqueza, sumada a la posibilidad de satisfacer sus propios intereses, estimula la participación de los agentes, en el proceso político, con la anuencia evidente de la contabilidad, como agente activo en el manejo y control de la economía, en su expresión micro y macroeconómica.  (Moniére y Guay, 1987: 88; Watts y Zimmerman, 1978: 115).

Con la misma base argumental puede sostenerse que las regulaciones gubernamentales impulsan a los grupos de interés a ejercer presión para aprobar (o desaprobar) procedimientos y métodos contables vigentes y en ese contexto, los argumentos (las teorías) contables son empleados para justificar el lobby político.

En la misma línea de pensamiento, en la medida en que los grupos afectados por los diferentes cambios, requieren de propuestas que soporten sus posiciones, la intervención del gobierno genera demanda por una diversidad de presunciones contables.

Desde otra perspectiva, en el proceso político, las leyes provienen del equilibrio de las fuerzas que se oponen. En ese contexto, con frecuencia, la información contable es empleada para sostener la aprobación de normas relacionadas con la transferencia de riqueza como por ejemplo, en el caso del impuesto a las ventas y a la renta.

En la medida que eso sucede, los agentes económicos se sienten estimulados a participar en la selección de normas que transfieran riqueza (Moniére y Guay, 1987: 141; Watts y Zimmerman, 1986: 222-224).

Sin embargo, no todos los participantes en el proceso político cuentan con las mismas probabilidades de éxito (Wang, 1991: 159). Algunos cuentan con mayores posibilidades como el sector empresarial. En efecto, por sus características, las empresas conforman un grupo de interés fácilmente organizable y se encuentra en mejor disposición para llevar a cabo acciones colectivas y además, cuentan con enormes recursos económicos.

Es decir, a través de estos informes contables se tiene una visión más emancipada de la motivación humana al reconocer en ella la existencia del poder y de los conflictos en la sociedad que afectan la distribución de la riqueza, destacando la importancia de los entornos históricos e institucionales de la sociedad.

De otra parte, las nuevas responsabilidades sociales que aparecen para las empresas suponen el incremento de demandas informativas, tanto desde el exterior como para la gestión de la entidad.

Como consecuencia, las compañías han venido elaborando una serie de informes para cubrir esas demandas. La agrupación de todos estos datos se le ha denominado de diversas maneras como son: información social de la empresa, información o contabilidad sobre la responsabilidad social, información de base social y contabilidad social, entre otros.

Con el objetivo de homogeneizar la nomenclatura, la hemos denominado Contabilidad Social o de base social, en la que se incluyen las informaciones que genera la entidad para reflejar diversos aspectos sociales sobre los que puede impactar su actividad como son las cuestiones relativas a los empleados, la comunidad social, el medio ambiente y otras cuestiones de naturaleza ética.

En América Latina, en las décadas de los sesenta y ochenta, había una mínima trascendencia de la responsabilidad social de las empresas hacia la sociedad, porque sólo se dedicaban a realizar su papel principal y culturalmente atribuían el aspecto social al Estado.

Posteriormente, por los años noventa, después de la etapa de privatización y desregulación de la economía, nos incorporamos tardíamente al modelo anglosajón que hablaba de la responsabilidad social de las empresas, asociada a los problemas medioambientales.

En forma paralela al desarrollo capitalista han aparecido diversas definiciones y conceptualizaciones para enfocar lo que se entiende por Contabilidad Social. Estas definiciones se diferencian por los temas o áreas objeto de tratamiento y por el ámbito económico en el que va a ser utilizado. Como ejemplo de las diferentes definiciones que existen podemos mencionar algunas que consideramos son las más importantes:

American Accounting Association no establece una definición propia de contabilidad social, la define utilizando el concepto genérico de la contabilidad, manifestando que "La contabilidad es la ciencia de medición e interpretación de las actividades y fenómenos que son de naturaleza económica y social esencialmente".

Otros como Seldler manifiestan que la contabilidad social es la "Modificación y aplicación de las prácticas, técnicas y disciplina de la contabilidad convencional, al análisis y solución de los problemas de naturaleza social".

Para Ramanathan es el "Proceso de selección de variables del comportamiento social de la empresa, las medidas y los procedimientos de medición, el desarrollo de información útil para la evaluación del comportamiento social y la comunicación de esa información a los grupos sociales interesados".

Gray, Owen y Maunders consideran que la contabilidad social puede tener dos orientaciones:
La primera a través de la "Presentación de la información financiera acerca de los costos y beneficios relativos al impacto del comportamiento social de la empresa" y la segunda, a través de una "Presentación periódica de un informe social de la entidad".

Por último consideramos la definición de Mathews y Perera que suponen "la ampliación de los objetivos de la contabilidad tradicional hacia nuevas áreas de información como la información sobre empleados, productos, servicios al vecindario y la prevención o reducción de la contaminación".

De todas las definiciones descritas, sobre contabilidad social, podemos destacar la siguiente: "La contabilidad social es el proceso de registrar y comunicar los efectos sociales de la actividad económica a la sociedad en su conjunto. Como tal, implica extender la responsabilidad de las organizaciones más allá del papel tradicional de proporcionar estados financieros a los propietarios del capital o inversionistas. Tal extensión se basa en que las empresas tienen responsabilidades más amplias que simplemente hacer dinero para sus accionistas”.

De las diferentes conceptualizaciones que hemos analizado sobre la Contabilidad Social, podemos distinguir diferentes objetivos, siendo las más importantes los siguientes:

  • Identificar y medir la contribución social de las empresas en la información que reportan anualmente en sus Estados financieros o en informes separados, en donde expongan de manera transparente el comportamiento social a través del denominado "balance social".
  • Suministrar información financiera y social transparente para la toma de decisiones, sobre políticas y prácticas sociales que adopten las empresas, en el nivel estratégico de la organización.
  • Determinar si las estrategias y prácticas sociales de las empresas son consistentes con las prioridades sociales.
  • Informar a la colectividad sobre la contribución social de las empresas, tanto en el campo del impacto medioambiental, como en el de los recursos humanos y éticos.

La Contabilidad Social se deriva de la creciente responsabilidad social que deben asumir los entes económicos, surgiendo de esta manera la necesidad de elaborar y presentar información sobre las actividades relacionadas con la contabilidad social, en donde deben incorporarse distintos aspectos sociales, tales como, los de recursos humanos, del medio ambiente y de carácter ético.

Las distintas teorías justificativas de la Contabilidad Social, tales como las teorías de mercado, sociales y radicales, han evolucionado en la necesidad de información, bien sea a nivel de empresa o a nivel de los diferentes sectores socioeconómicos.

Las organizaciones deben desarrollar sistemas de información que incorporen aspectos sociales de una manera más clara y estructurada de manera que justifiquen sus actuaciones en determinados campos sociales. Esta información debe servir para la adopción de decisiones tanto a nivel externo como interno de las empresas.

La contabilidad como ciencia social se refiere al proceso que implica seleccionar los efectos de las conductas sociales de las empresas, los procedimientos y las medidas de cálculo, el desarrollo de información útil para el análisis del comportamiento social y comunicación de la misma, a los grupos sociales vinculados. Como tal, comprende ampliar la responsabilidad de la empresa más allá del papel habitual de suministrar Estados financieros a los dueños del capital o inversionistas.
Interdisciplinariedad de la contabilidad:

La contabilidad, por su amplio grado de interdisciplinariedad, tiene la oportunidad de relacionarse con otras disciplinas para desarrollar dinámicas sociales como por ejemplo, la contabilidad medioambiental, la contabilidad cultural y la contabilidad del capital intelectual, entre otras.

En el caso de la contabilidad medioambiental, es una de las especialidades más importantes de la contabilidad en el campo social, debido a la contaminación del medio ambiente, causada por la acción humana, a través principalmente de las actividades empresariales que afectan en entorno.

Estas causas contaminantes han creado la necesidad de que las empresas incluyan en sus planes de desarrollo el propósito de conservación del entorno social y ambiental, en el que desarrollan sus actividades.

La investigación interdisciplinaria en Contabilidad no es relevante, pero brinda una enorme oportunidad para desarrollar tesis de Maestría y Doctorales, especialmente sobre temas de naturaleza social.

 Las investigaciones de contabilidad interdisciplinaria están normalmente vinculadas con la contabilidad crítica y se refieren a las disciplinas consideradas más sociales dentro de las ciencias sociales, tales como la economía, la psicología y la sociología. 

En el plano internacional, se está desarrollando investigación contable interdisciplinaria, especialmente en trabajos de Especialización, Maestrías y Doctorados y en general, en la elaboración de trabajos finales de ciclos académicos, la preparación de trabajos para congresos y artículos para revistas con evaluación, libros de nivel universitario, proyectos de investigación acreditados por organismos reconocidos y la divulgación de investigación en docencia contable superior. 

En la mayoría de los casos, antes mencionados, se trata de situaciones que se vinculan al quehacer de la investigación contable, con la aplicación de métodos de investigación mixtos, es decir, combinando las metodologías cualitativas con las metodologías cuantitativas, (Roslender y Dillard, 2003), pasando por diversas, situaciones intermedias, entre lo “suplementario” y lo “complementario”.

 Dentro de las distintas estrategias de investigación contable interdisciplinaria, pueden llegar a presentarse situaciones, en donde  se requiera la intervención de más de dos disciplinas.

La investigación en Contabilidad se está desarrollando con un abordaje interdisciplinario de forma creciente, por lo que resulta de interés reflexionar sobre cómo puede ser abordada desde una perspectiva cada vez más interdisciplinaria.

Con respecto al significado del término “interdisciplinario”, la Real Academia Española, establece: “Dicho de un estudio que se realiza con la cooperación de varias disciplinas”. 

La idea de cooperación entre disciplinas es fundamental para el desarrollo de la investigación contable, especialmente en aquellos casos en que la contabilidad entra en relación con otras disciplinas. 

La investigación contable interdisciplinaria de la Contabilidad crítica se vincula fundamentalmente con la sociología y lo hace de tal manera que según algunas posiciones podrían verse como que la Contabilidad es analizada a través de la lente de otra disciplina, en este caso, la sociología. 

En muchos casos también se puede hablar de segmentos interdisciplinarios formados o en formación. Se trata de casos en los que el análisis conjunto desde las teorías de dos disciplinas toma relevancia y obtiene tradición, adquiriendo la identidad de segmento interdisciplinario.    

 En distintos trabajos sobre antecedentes de la Contabilidad crítica, como investigación contable interdisciplinaria, se mencionan vinculaciones de la Contabilidad, que sirvieron de antecedentes a la contabilidad crítica, con varias disciplinas sociales de las consideradas más sociales dentro del espectro de esas disciplinas.

La investigación contable, desde un enfoque interdisciplinario, posee evidentes relaciones de vinculación con otros conocimientos, por lo que utiliza teorías y métodos de otras disciplinas. 

Para explorar e ilustrar el estado actual de la investigación contable interdisciplinaria, puede recurrirse a SCOPUS, que es una base de datos muy conocida de referencias bibliográficas, en donde se publican artículos de revistas reconocidas, siendo además, accesible vía web para suscriptores, proporcionando una visión general de la producción mundial de investigación en los campos de la ciencia, la tecnología, la medicina, las ciencias sociales y las artes y humanidades.

Al buscar en las bases de datos de revistas internacionales de alto impacto como SCOPUS, con finalidad exploratoria e ilustrativa,  se encuentran artículos sobre investigación contable que se vinculan con otras disciplinas, a manera de investigación interdisciplinaria.

Entre estos artículos no es extraño observar que la mayoría corresponde a artículos publicados en revistas que se inscriben en el ámbito de la denominada Contabilidad crítica de origen anglosajón. 

La Contabilidad crítica es una posición minoritaria, en relación con la Contabilidad positiva, en los EE.UU. y por consiguiente, la contabilidad interdisciplinaria con enfoque crítico, no ha tenido mayores desarrollos en el medio norteamericano. (Merchant, 2008). 

 Por lo que respecta a la investigación en Contabilidad interdisciplinaria, existe un grupo de investigación conformado por especialistas de diferentes ubicaciones geográficas, denominado Interdisciplinary perspectives on Accounting Research Group (IPARG).

Dicho grupo promueve las investigaciones contables considerando los intereses de las ciencias sociales y la interacción con otras disciplinas y subdisciplinas, tales como la antropología, el análisis organizacional, la filosofía, la política económica y la sociología, entre otras.  

Vinculaciones de la Contabilidad financiera con la economía

 La economía y sobre todo la economía neoclásica, ha sido la fuente de conceptos, tales como: el valor o la riqueza para la Contabilidad y por lo tanto, base para la discusión y evaluación de alternativas (Roslender y Dillard, 2003).

La teoría económica positivista puede ser utilizada para explicar la elección entre varias alternativas de medición para el segmento de la Contabilidad financiera.  Generalmente se fundamenta la elección de un método contable en términos de la mejor forma de reflejar la condición financiera de la empresa y los resultados de sus operaciones en un período.

Pero existen planteamientos alternativos que proponen caminos que podrían resultar más satisfactorios para explicar por qué las empresas eligen un método particular de contabilización, en términos de la teoría económica positivista (Dhaliwal y Schepanski, 1984).

 La teoría de la firma o teoría económica de la empresa, desarrollada por Ronald Coase y Oliver Williamson, puede ser aplicada para que los informes financieros reflejen mejor los modelos de negocio de las empresas. 

La mencionada teoría puede ayudarnos a entender por qué las empresas existen y por qué los precios de mercado están disponibles para algunos productos pero para otros no lo están (Singleton - Green, 2014).  Este tipo de investigación que vincula la Contabilidad con la economía suele aplicarse a funciones de producción, curvas de utilidad y eficiencia de mercado.

 La Contabilidad crítica menciona antecedentes de vinculaciones de la Contabilidad con la psicología que datan de 1952 con Argyris (Roslender y Dillard, 2003). 

En el caso de la Contabilidad gerencial, como segmento de la contabilidad, en general, utiliza modelos de la psicología, para hablar del segmento de Contabilidad gerencial y en particular de problemas de investigación, que tienen que ver con el control gerencial o presupuestario.

Este tipo de investigaciones interdisciplinarias de la Contabilidad con la psicología, suelen desarrollarse problemas de investigación vinculados con el contexto empresarial y en particular, con grandes empresas.  Se aplica a cuestiones concretas, tales como a las mediciones del desempeño por sector y al sistema de incentivos gerenciales.

Luft y Shields (2009), identifican para cada proceso de decisión, familias de procesos psicológicos relacionados.  En primer lugar, la valuación subjetiva de los individuos, en relación con los pagos monetarios que dependen de la información proporcionada por la Contabilidad gerencial de donde se parte constantemente para la toma de decisiones administrativas, en las organizaciones públicas y privadas.

En segundo lugar, el valor subjetivo de los pagos no monetarios o sociales, de cuestiones tales como la honestidad, la reciprocidad, la identidad social o el afecto, influencian y son influenciados por las decisiones de los individuos vinculadas con la Contabilidad gerencial. 

En tercer lugar, los modelos subjetivos, utilizados por la Contabilidad gerencial, en relación con las decisiones que frecuentemente incorporan resultados predictivos en  las dinámicas sociales de la Contabilidad gerencial. 

En cuarto término, la Contabilidad gerencial, puede influenciar el aprendizaje individual y a su vez, este aprendizaje, influencia a la Contabilidad gerencial, tal es el caso, en el que los individuos incorporan parámetros subjetivos y valores de variables estratégicas  e información para estimaciones subjetivas, de naturaleza gerencial.   

De otra parte, la perspectiva crítica de la Contabilidad, se debe a un enfoque interdisciplinario que trabaja con la sociología, de acuerdo con antecedentes sobre el tema, e los años 70, con los desarrollos de Tony Lowe y Tony Tinker (Roslender y Dillard, 2003).

 Las temáticas abordadas por este tipo de investigación, que vincula la Contabilidad con la sociología, en forma interdisciplinaria, estudia principalmente problemas vinculados con el control gerencial y en muchas ocasiones hace un énfasis psicológico que le otorga el carácter multidisciplinar, en consideración del contexto social, en el que los hechos analizados tienen lugar.  

 Reflexiones y perspectivas finales

Tomando como punto de partida a las motivaciones de las investigaciones contables, para utilizar métodos y teorías de otras disciplinas, consideramos que la producción de investigación contable científica, se verá enriquecida si se incrementan las investigaciones que vinculan a la Contabilidad con otras disciplinas. 

 Hasta ahora se ha reflexionado sobre algunas de las formas en las que puede vincularse a la Contabilidad con otras disciplinas, con una idea de cooperación que se deriva del abordaje interdisciplinario, en donde se plantean alternativas que van desde una situación de suplemento hacia una modalidad de complemento de otras disciplinas para con la Contabilidad. 

Para abordar este tipo de investigaciones, puede ser aconsejable en un principio, tomar enfoques metodológicos de otras disciplinas, en una situación de suplemento para luego moverse a la más compleja situación, en la que otras disciplinas complementan a la Contabilidad, por ejemplo, haciendo uso sus teorías.

Los antecedentes de investigación que vinculan a la Contabilidad con otras disciplinas provenientes de la Contabilidad crítica proporcionan un panorama de algunas de las posibilidades existentes que plantean a la investigación contable relacionada con las ciencias políticas, la filosofía, la historia, la psicología, la sociología y la economía. 

Para comprender la situación actual, se deben seleccionar algunas investigaciones que trabajan desde la Contabilidad o desde un segmento de la Contabilidad y se vinculan con otras disciplinas o con segmentos/teorías/métodos de otras disciplinas. 

  El panorama de la investigación contable interdisciplinaria, expuesto en forma exploratoria, puede servir de orientación para la realización de tesis de especializaciones, maestrías y doctorados y en general, para la elaboración de los trabajos finales por ciclos académicos que sean efectuados con rigor metodológico en el área contable, la preparación de trabajos para congresos y artículos para revistas con evaluación, la producción de libros, el desarrollo de proyectos de investigación acreditados por organismos reconocidos y la divulgación de investigación contable en docencia. 

 BIBLIOGRAFÍA

  • BUNGE, M. (1972): La investigación científica, 2ª Edición, Barcelona, Ed. Ariel. CARLIN, A.P. (2003): “Some bibliographic practices in interdisciplinary work: Accounting for citations in library and information science”, Accountability in Research, 10(1), p. 27-45.
  • CASTILLO-VILLAR, K.K. and SIMONTON, J.L. (2009): “Cost of quality: Interdisciplinary cooperation between accounting and quality function”, 30th Annual National Conference of the American Society for Engineering Management 2009, ASEM 2009, p. 618-627.

 

  • DE VILLIERS, C. and DUMAY, J., 2013. “Construction of research articles in the leading interdisciplinary accounting journals”, Accounting, Auditing and Accountability Journal, 26(6), p. 876-910.
  • DHALIWAL, D.S. and SCHEPANSKI, A.A. (1984): “On the use of positive economic theory to explain the choice of accounting methods to financial accounting students”, Journal of Accounting Education, 2(2), p. 89-96.
  • HEIER, J.R. and HEIER, P.J. (1996): “Managerial accounting audit: an interdisciplinary tool for the analysis of manufacturing companies”, Proceedings - Annual Meeting of the Decision Sciences Institute” 1996, p. 60-62.

 

  •  
  • Belkaoui, Ahmed (1981). Théorie comptable. Les Presses de l’Université du Québec, Canada.
  • Berger, Peter L. (1973). Comprendre la sociologie. Paris: Resma.
  • CHua, Wai Fong (1986). “Radical developments in accounting thought”. The Accounting Review, pp. 601-632.
  • Koonce, Lisa and Mercer, Molly (2005). Using psychology theories in archival Financial accounting research”. Journal of Accounting Literature, pp. 175-214.
  • Monière, Denis et J.H. Guay (1987). Introduction aux théories politiques. Canada, Québec/Amérique.
  • Wang, Shiing-Wu (1991). «The relation between firm size and effective tax rates: a test of firm’s political success”. The Accounting Review, pp. 158-169.
  • Watts R. and J. L. Zimmerman (1978). “Towards a positive theory of determination of accounting standards”. The Accounting Review, USA, pp. 112-134.
  • Mattessich, R. Contabilidad y métodos analíticos. Editorial La Ley. Buenos Aires. Edición original 1964.
  • Burbano, J. (1989) Contabilidad: análisis histórico de su objeto y metodo. Pliegos administrativos y financieros, No. 12, Universidad del Valle.
  • Cañibano, L. & Gonzalo, J. (1996) Programas de investigación en contabilidad. Revista Contaduria Universidad de Antioquia, No. 29, 13-61.
  • Cañibano, Calvo Leandro. Teoria actual de la contabilidad, Instituto de contabilidad y auditoría de cuentas, Madrid, 1997.
  • Cañibano, Calvo Leandro. Contabilidad: análisis contable de la realidad económica, Biblioteca de ciencias empresariales, Madrid, 1982.
  • Chua, W. (1988) Interpretive Sociology and Management Accounting Research - A Critical Review. Accounting Auditing and Accountability Journal, Vol. 1 No. 2, 59-79.
  • Baker, R. & Bettner. M. (1997) Interpretative and critical Research in Accounting: A Commentary On Its Absence From Mainstream Accounting Research. Critical Perspectives in Accounting, 8 Pag. 293-310.
  • Lopes de SA Antonio. Teoria general del conocimiento contable (Logica del objeto científico de la contabilidad). Instituto de contabilidad y auditoría de cuentas, Madrid, 1992.
  • Moises Garcia G. Ensayos sobre teoria de la contabilidad (Origen, desarrollo y contenido actual del Análisis circulatorio). Instituto de contabilidad y auditoría de cuentas. Madrid, 1997.

 

José Dagoberto Pinilla Forero

Bogotá D. C., septiembre de 2020